lunes, 31 de agosto de 2015

Cojin otoñal de patchwork



La vuelta a casa a llegado y realizar pequeños cambios para ir adaptandonos no está mal, el verano y sus tardes interminables de sol se marcharán hasta el próximo año,  llegará la rutina y las tardes refugiandonos del frio  en casa. Para mí será un buen momento para realizar labores y dedicarles más tiempo del que habitualmente puedo dedicarle en verano. En fin, creo que me estoy mentalizando demasiado porque aquí en Valencia aún nos queda el veranillo de San Miguel y calor para rato. Pero por si acaso o por las ganas, me he hecho un cojín de patchwork muy otoñal combinando colores como el granate y el crudo. Es un diseño muy sencillo y rapido de hacer como ya sabreís a  las que os apasiona el patchwork., así que solo me queda decir, espero que os guste.





domingo, 30 de agosto de 2015

Diademas de trapillo para este otoño



Os voy adelantando algunas diademas que he hecho para este otoño, realizadas a crochet con trapillo, son diferentes y divertidas. Realizadas de  forma circular y con un lazo en el centro como único detalle.  A pesar de su tamaño son muy llevaderas y se las pueden poner llevando cualquier look, las peques irán súper coquetas con ellas. En este caso os muestro una en verde militar y otra en rosa palo que son una delicia. Espero que os gusten.



Funda para tablet



Más regalos de esos que me encanta hacer para regalar a los niños, en este caso una funda para una Tablet  que una vez terminada observo que realmente serviría para muchas otras cosas,  pero bueno eso ya es otro cantar. En fin como siempre cuando voy a realizar una labor  llega el dilema de las telas, combinaciones y colores que es para mi tan importante, pero sobre todo quiero que guste al destinatario y ahí intervienen varios factores,  su edad,  sus gustos etc... Y en cuanto quise darme cuenta encontré la combinación perfecta, no os engaño si os digo que pensé en tonos azules desde el principio, pero no sé porque fue ver la tela con fondo blanco y estrellas rojas, combinada con la tela vaquera y lo tuve claro, esa era la combinación. Ahora solo espero que a Pablo le guste tanto  como me gusto a mí y felicitarle por su décimo cumpleaños, (uff, como pasa el tiempo) y decir que es un niño especial, risueño, divertido e inteligente, que me encanta saber que siempre se acuerda de su amiga y se lo pasan genial.  Sigue siempre así y sobre todo   con esa sonrisa en tu rostro. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELICIDADES PABLO!!!!!!!!!